dilluns, 4 de gener de 2010

Notícies de la marxa a Gaza


Pel seu interès i perquè és una iniciativa que està passant bastant desapercebuda, reprodueixo la carta dels familiars de la TERESA SALA, una catalana que ha decidit anar a la marxa i jugàrse-la en favor dels palestins, els grans oblidats , junt amb els sahrauís. A ra mateix ha iniciat una vaga de fam en protesta pel tracte que està rebent la marxa a Gaza.

Carta abierta a los medios de comunicación en motivo de la marcha a Gaza 2009 y la huelga de hambre emprendida por Teresa Sala.


La Marcha por la Libertad de Gaza es una convocatoria pacífica -formada por participantes de más de 40 nacionalidades diferentes- que tenía previsto salir el pasado 27 diciembre de El Cairo (Egipto) rumbo a la Franja de Gaza. El objetivo de la marcha era doble, por una parte recordar el salvaje ataque israelí que dejó más de 1400 muertos (de ellos casi un tercio niños) hace un año, y denunciar, al mismo tiempo, el bloqueo absoluto al que se ve sometida la región desde 2007.

Tras el ataque de la Navidad del 2008, que hundió aún más (si ello era posible) la ya paupérrima economía de la Franja, Estados Unidos y la Unión Europea garantizaron que la población palestina no se vería abandonada. Pero un año después, los hechos avergüenzan a las palabras y las iniciativas encaminadas a aliviar la situación humanitaria de la Franja han sido tan tibias como ineficaces. Y mientras el bloqueo sigue dejando virtualmente aislada a la Franja, los acuerdos preferentes de la UE con Israel no se han visto modificados en una sola coma.

Nuestro gobierno, por su parte, no se ha distinguido más que por la preparación de nuevos y generosos acuerdos de venta de armamento con Israel, y en servir en bandeja (con una inexplicable indiferencia mediática) la anulación del concepto de Justicia Universal con el que los magistrados españoles pretendían fiscalizar la actuación de los dirigentes y oficiales israelíes.

En estas circunstancias, cuando nuestros gobernantes rompen sus compromisos, cuando hacen dejación reiterada de sus funciones, cuando el cinismo y la indolencia es la única política en la que recrean, la sociedad civil no puede más que hacerse oír con fuerza. Y es por ello que 50 españoles -a pesar de la prohibición explícita del gobierno egipcio y de la recomendación en sentido contrario del ministerio de Asuntos Exteriores- han viajado a El Cairo para acompañar al resto de participantes -hasta un total de 1400- y sumarse a la marcha por Gaza.

La situación en estos momentos de la marcha es crítica: los activistas se encuentran bloqueados o retenidos en diferentes puntos del territorio egipcio, y se ha impedido el paso a la Franja a todos ellos (juntamente con el material de ayuda humanitaria que les acompaña). Como medida de presión, un grupo ha acampado frente a la sede de Naciones Unidades de la capital egipcia, y ocho de ellos se han declarado en huelga de hambre. Entre los huelguistas, encabezado por Hedy Epstein (superviviente del holocausto judío y a sus 85 años una activista de larguísima trayectoria en la defensa de los derechos humanos), se encuentra la española Teresa Sala, proveniente de Mollet del Vallés (Barcelona).

Desde la distancia apoyamos la decisión de Teresa y el resto del grupo (mención especial merece sin duda la lucha de Hedy Epstein), nos sentimos orgullosos de una decisión que desde aquí compartimos por completo y con la que sólo podemos solidarizarnos.

Antonio Sánchez, marido de Teresa Sala

Sandra, hija de Teresa Sala

Arnau, hijo de Teresa Sala